Gana el folk intimista de Odina

La cantautora Odina ganó la tercera semifinal del miércoles 23 y se sumó a los dos otros finalistas, Retirada y Las VVITCH. De momento, un dúo de postrock, trap feminista y ahora el folk pop de Odina.

En la tercera semifinal, la cosa quedó muy apretada entre la ganadora (votos de la Sala Apolo y Shookdown) y Puput (votos de Marc de Foehn Records y David Arias de Primavera Sound), además de que a nivel de público casi consiguieron lo mismo. Los sevillanos Vera Fauna, como la mayoría de grupos de fuera de Cataluña, quedaron por debajo aunque sedujeron a Miguel Ángel Blanca, de Manos de Topo.

odina-bala-perduda-concert

La semifinal empezaba con la propuesta más intimista hasta ahora de la cuarta edición del Bala Perduda. Odina abrió con ‘Father’, un tema que ha llegado, a través de Spotify, hasta Taipei, Manhattan, Istanbul, entre otras. Con menos de dos años de existencia, el proyecto de Blanca ha conseguido captivar a la BBC y a su público en Londres, ciudad en la que reside. Entre canción y canción, la artista definió su música como “triste”, e invitó a la gente a quedarse a los siguientes conciertos para que se animaran después de su recital.

Con una sola guitarra y su voz, Odina defendió su ‘Broken’, grabado mitad en su habitación y mitad en un estudio de Londres. “Me gustaría escribir alguna canción política, pero todavía no me he metido. Mis canciones son muy tristes, no porque siempre esté triste, pero es en estos momentos cuando me inspiro”, explicó Odina, que en estos momentos está estudiando ciencias políticas.

puput-bala-perduda

Y Odina tenía razón. La música de Puput animó al público en la abarrotada sala. Los de Manresa presentaron canciones de sus dos discos ‘Puput’ y ‘Upupa epops’ con canciones como ‘Cançó de Greta’, ‘Plomatge’ (con su momentazo Beatles con la línea de bajo) y ‘Verí’. Este tema fue el mejor en cuanto al directo por su bello equilibrio entre lo contenido, a través de una harmonía sencilla, y lo explosivo con los detalles de las guitarras y las voces tipo Sigur Rós.

La música de Puput cuesta de definir y probablemente ahí reside su magia. La combinación de voces atmosféricas, los teclados de Lluís Coll y una base compacta con detalles muy bien encajados dan carácter propio. A momentos más oscuros y a momentos más luminosos, Puput tiene muchos matices. El disco suena bien, pero el directo es todavía más interesante, porque saben muy bien como combinar los ingredientes y tener presencia en escena. “Todo empezó con ideas de Jordi Portabella [voz y guitarra]. Nos conocíamos todos entre nosotros, porque somos de Manresa y de otros proyectos anteriores, pero nunca antes habíamos tocado juntos”, explica Lluís.

vera-fauna-bala-perduda

Después de los manresanos, cambiamos de registro con los de Sevilla. Vera Fauna venían del sur pero su rollo era muy barcelonés. El cuarteto, formado por Javier Blanco, Jaime de Sobrino, Juanlu Romero y Kike Suárez, arrancó el último concierto de la semifinal con muchas ganas. Pero el mejor momento fue cuando interpretaron el temazo ‘Quiebro y nada’.

“El amor quebrando siempre. No sé si mi cabeza vuelve y donde iré”, nos cantaba Kike, autor de las letras de la banda. Las letras son frescas y la música tiene su toque tropical pegadizo y, aunque no pasaron a la final, su directo demostró cómo se lo pasan estos sevillanos. Ya lo dicen en una de sus canciones “no me importa si lo pierdo todo por estar un rato aquí”.